Parroquial de Agüero

     La parroquial de esta villa, es un interesante edificio iniciado en pleno siglo XI. Dedicada a San Salvador, fue iniciada en planta con una sola nave y ábside, pero fue terminada en estilo Portada de la Parroquia de Agüero gótico con las naves laterales y una puerta ojival cubierta, en la actualidad, con un curioso atrio del que se ve la entrada a la cripta del siglo XVII; cripta convertida en Museo parroquial. En el interior, junto a retablos barrocos, hay un retablo mayor de talla (probablemente del siglo XVI), una curiosa escalera románica de caracol y un precioso órgarno, del siglo XVIII, restaurado por Luis Galindo, que fuera otrora párroco del lugar (el actual es D. Ricardo Mur Saura).
      En la edad moderna, a lo largo de los siglos XVI y XVII, el lugar ve incrementar su tesoro parroquial. Del siglo XV era ya una custodia relicario, pieza de especial interés, que se remata en Crucifijo y tiene viril desmontable. En el siglo XVI llega a Agüero un precioso juego completo de frontal, casulla, dalmáticas, capa pluvial, gremial y paño para facistol, en terciopelo carmesí bordado en sedas con una gran finura. Todas estas piezas ostentan el escudo de armas del donante: Francisco Aznárez, un hombre que fue rector de la parroquia de Agüero entre 1527 y 1560, para ser luego canónigo de Jaca, ciudad en la que falleció en 1562. Del siglo XVII quedan dos cosas: una cruz parroquial de plata sobredorada, en cuya base tiene una basílica de planta circular y  Retablo Mayor un depósito para óleos en forma de candelabro. Completan el tesoro de la parroquia varios cantorales y una Virgen románica, posiblemente del siglo XIII.
     Es pieza datable a fines del XI y, en consecuencia, de gran valor, el tímpano de la parroquial del lugar; un tímpano románico presidido por la Maiestas Domini -Cristo en Majestad- escoltada por los simbolos de los cuatro evangelistas o Tetramorfos. Tímpano que contemplarían los grandes clérigos que nacieron aquí: fray Angel Palacio y el doctor Pantaleón Palacio y Villacampa. El primero -Angel Palacio- fue carmelita descalzo y catedrático de Artes de la Universidad de Huesca, luego de la de Roma y, por último, provincia de los Carmelitas en Araóán desde 1617. El otro, Pantaleón Palacio, fue canónigo de Huesca en 642, catedrático de Prima de la Facultad de Cánones de Huesca, canónigo del Pilar de Zaragoza en 1646 y juez de competencias de Reino de Aragón. A propuesta de Felipe IV fue nombrado abad de Montearagón por el Papa Alejandro VII y consagrado como tal, el 29 de octubre de 1662, en la catedral de Jaca. Cuando muera, en 1 665, será sepultado en el Panteón abacial de la Real Casa de Montearagón.


Actividades
Camping
El Pueblo
Escalada
Historia
Las Fiestas
Monumentos
El Museo
Parroquial
Reino Mallos
Vídeo-Clip
Ir a Portada


Manuel Tomé. 2001.