El emplazamiento de Agüero es sumamente pictórico y montaraz, sobre la cumbre de una elevada loma, a considerable altitud respecto del cercano curso del Gállego, encerrado ya en las montañas prepirenáicas y dominando un amplio valle. Al norte, este valle se halla cerrado por la espectacular sierra llamada Mallos de Agüero, con las caprichosas formas en sus masas de conglomerados, de tinte ligeramente rojizo, típico de la era Terciaria; muy similares a los más conocidos Mallos de Riglos, situados en la orilla opuesta del Gállego. Los Mallos de Agüero son una estribación de la larquísima sierra de Santo Domingo.
      El origen de Agüero, como el de la mayoría de las localidades  Panorámica del lugar .... en la abrupta franja prepirenaica, se remonta a la época de La Reconquista; únicamente quedan vestigios del castillo, que ya existía a fines del siglo X, y del cual conocemos documentalmente los nombres de sus diez "tenentes" que lo custodiaron a lo largo de los siglos XI y XII hasta que cesó su interés táctico. A título de pequeña curiosidad histórica citaremos que a comienzos del siglo XII, la reina Berta (viuda de Pedro I de Aragón) gobernó desde Agüero el llamado "reino" de los mallos, que incluía Murillo, Marcuello, Riglos y hasta Ayerbe.
       En las encosteradas calles de Agüero, algunas casas conservan la castiza fisonomía del Prepirineo, destacando considerablemente por su importancia artística la iglesia parroquial, y en sus alrededores, la iglesia de Santiago, en las que brilla el arte románico. La primera, dedicada al Salvador, preside la plaza principal, destacándose en ella la elevada torre, cuadrada, de los siglos XVI-XVII, con varios cuerpos separados por impostas. Es una iglesia con tres naves de origen románico, bastante reformada posteriormente, que conserva de entonces la nave central, bajo bóveda de cañón apuntado, aunque su ábside semicircular se rehizo en época barroca, a cuyo arte pertenece el magnífico retablo con esculturas. Bajo el ábside subsiste la primitiva crípta (s. XVI). Las naves laterales se rehicieron en época tardogótica, con bóvedas estrelladas y pilares cilíndricos ya renacentistas, reunidos por anchas arcadas decoradas por casetones del último estilo. La pieza más artística es la portada, abierta en el costado norte de la nave románica y precedida por un pórtico posterior por los arcos en medio punto; constituye una bellísima composición   Una calle en el pueblo ... con arquivoltas semicirculares profusamente labradas con diversos motivos del arte románico; además, tiene unas columnas laterales y un soberbio tímpano con el Pantocrátor en su centro, rodeado por las cuatro figuras de los Evangelistas: el ángel, el león, el toro y el águila.
      En la cercana casa rectora, o abacial, D. Luis Galindo Bisquer, que fué párroco de Agüero
creó un originalísimo Museo temático consagrado al Organo, con numerosísimas piezas de toda clase; es algo realmente insólito y digno de todo encomio.
       A unos 700 metros de la villa, la iglesia de Santiago es una joya del románico, sin reformas posteriores pero inconclusa, pues estaba destinada a ser una iglesia en planta de cruz latina, pero no llegó a construirse la nave, por lo que aparece como un templo cortísimo, compuesto sólo por el crucero y los tres ábsides semicirculares, del siglo XII. Gran riqueza decorativa y escultórica ofrecen los frisos y los capiteles; particularmente los de la bella portada, que ostenta también un tímpano esculturado con la Adoración de los Magos. El desconocido escultor ha recibido el nombre de Maestro de Agüero, y la advocación revela la cercanía del Camino de Santiago.


Actividades
Camping
El Pueblo
Escalada
Historia
Las Fiestas
Monumentos
El Museo
Parroquial
Reino Mallos
Vídeo-Clip
Ir a Portada


Manuel Tomé. 2001.